Select Page

En el campeonato la preparación de la maquina espresso y el molino son lo que te hacen ganar o perder, por muy bien que sepas trabajar el café, si no eres capaz de usar las herramientas a tu disposición estas fuera. Tus herramientas deben ser una extensión de tu cuerpo, poder trabajar con soltura, sea cual sea el equipo disponible.

Como siempre volvemos a lo mismo, conoce tus herramientas, sus puntos flacos y sus puntos fuertes. Dependes al 100% de tu preparación para ganar, si no eres capaz de usar tus herramientas y ajustarlas, ni tu equipo ni tu compañero podrán ayudarte. Los nervios del momento influyen también en gran medida, puedes tener todo el conocimiento de tu compañero, un gran equipo a tus espaldas que te ha apoyado en todo momento, un excelente molino y maquina espresso, pero si los nervios, un olvido u otro factor hace que varíes tu rutina estas comprometiendo todo tu trabajo y el de tu equipo.

Antes de empezar a entrenar ya me di cuenta de lo importante que es la rutina a la hora de trabajar, durante el entrenamiento sufrí varias veces las consecuencias de una variación de rutina y durante mi presentación cometí una variación en la rutina. He aprendió todo en lo que es capaz de influir una sola variación. Después de analizar con calma estos errores te das cuenta que debes tener una metodología muy muy clara basada en el carácter de tu compañero, en las herramientas que usas, tu estado… Conocer los puntos débiles de uno mismo solo te puede hacer mejorar. Volvemos una vez más al factor común, conocimiento.

Saber analizar lo que estas experimentando es vital, entras en un constante circulo de experimentación, análisis y asimilación. Es un desgaste físico y mental importante, el nivel de concentración que se requiere es muy elevado, por si fuera poco, en tu presentación tu mayor obstáculo eres tú mismo.

Un exceso de presión o auto exigencia pueden suponer un error de rutina, perdida de concentración… Por otro lado sobre confiar en ti mismo también te puede llevar a un camino bastante tortuoso. La combinación de ambas en distintos momentos tiene lugar a una sensación bastante peculiar, en la que te encuentras muy confiado de ti mismo aun sabiendo que algo está mal. Después de un tiempo te empiezan a surgir dudas y el momento en el que ves el error puedes aprender algo muy importante, aunque eso varia de persona en persona, para mi este algo solo provoca dos reacciones, si no asimilas el error significa que no lo conoces y no aprendes nada.

De aquí he observado dos resultados, una repetición continua del error sin consciencia del propio error y una evolución estancada del barista,  la otra una pérdida de confianza y un retroceso de las habilidades.

Analizar el error, asimilarlo y aceptarlo solo resultan en una mejora no solo de habilidades y conocimientos, también como persona. Hoy puedo decir que me siento más preparado mentalmente para otro campeonato, regenerado. Después del bajón mental y físico, tras analizar las cosas en frio, he encontrado variaciones, errores y falta de control.

Solo puedo decir que me alegro de haberme equivocado, me alegro de toda la frustración, la ansiedad y la tristeza que he pasado estos últimos días, me alegro porque hoy me siento nuevo, preparado y con ilusión.

Me siento preparado para el siguiente nivel, pido disculpas y doy gracias a mi equipo, estoy seguro que todos hemos aprendido algo estos días y que volveremos a sorprendernos juntos del mundo que oculta una taza de café.