Select Page

En un campeonato barista los protagonistas son dos, tu compañero y tú. El café que presentaras al jurado, no es una elección fácil.

Como la música, en que una misma canción no puede satisfacer los gustos de todos, en el café lo mismo, un mismo café puede o no, despertar las mismas sensaciones en las personas.

Al final la elección de un café es que tú te sientas identificado, debes creer en el potencial de esos granos, tu trabajo como barista es coger el relevo del maestro tostador, que a su vez lo recoge de los caficultores.

El barista es el responsable de los últimos momentos del café, las semillas de la cereza del café, pero también las semillas del fruto del duro trabajo de los recolectores, los caficultores, catadores, tostadores y mucha más gente. Las semillas de este trabajo, de vez en cuando despiertan una nueva consciencia en la gente.

Un momento que no me canso de revivir es cuando al servir una taza de café a un cliente, este al cabo de un rato viene hacia ti sorprendido y te dice:

”¿Estaba muy bueno, que café es?”

Ese momento significa que has sido capaz de estimular y sorprender el paladar  de esa persona, hay muchos factores que influyen en esas reacciones.

Pero lo principal es que ese café ha sido capaz de sorprender a esa persona, a veces como me ocurrió a mí, la sorpresa de ese día se convierte en curiosidad, después en estudio y finalmente en pasión.

En resumen, tú eres el encargado de que tu compañero despliegue todo su potencial, a fin de cuentas él es el protagonista tu solo eres el medio a través del cual él se expresa. Conocer su carácter es lo más importante ya que es la única manera de poder sorprender a las personas mediante la taza.

Debes creer en él, mimarlo y trabajarlo pero también ser capaz de defenderlo en el escenario, por muy buen café que tengas a tu disposición, si no eres capaz de expresar en una taza su carácter, aunque ganes te estas fallando a ti mismo, a tu compañero, a tu equipo, a tu maestro, al maestro tostador, al caficultor, al recolector y sus familias.

Si el café es el fruto capaz de apasionar a todas estas personas y a ti no, encuentra a  alguien que sea capaz de sorprenderte, de despertar tu curiosidad, de que inicies un estudio sobre lo que te sorprendió y sea capaz de despertar en ti pasión.